El Malpensante/ Redención política

Por Carlos Alberto Rosales

@Carlos85458323

Estuvo en Quintana Roo para tratar de apoyar a los candidatos de su partido, la presidente nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Claudia Ruiz Massieu.

La dirigente tricolor confirmó que la estrategia que seguirá su partido  será la de evitar distraerse con la información que “vocean” los medios de comunicación al aire para a   enfocarse en las  acciones concretas que exigen y con las que se comprometerán con el electorado. Los llamó “compromisos directos”. Esos que, “muchas veces los adversarios ponen ahí para incidir en el ánimo” del votante y, les hace perder de vista, todo lo realizado por gestiones anteriores.

La dirigente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI auguró, que en Quintana Roo, sus candidatos están volcados a hacer campaña territorial, “de cercanía, tocando de manera personal a la ciudadanía”, a fin de afianzar los compromisos que asume el PRI con la gente, escuchando sus preocupaciones y haciendo propuestas directas.  

El otrora partidazo parecería está buscando redimirse de sus errores históricos para volver a fortalecer sus diezmadas estructuras políticas y revivir como ave fénix, ante una oposición que no es mejor que ellos mismos, puesto que esta se ha conformado con sus ex afiliados y, políticos que surgieron a la palestra por el respaldo que el tricolor les brindará en otros tiempos, cuando la oposición no lo doblegaba.

La labor de reconstrucción del Revolucionario Institucional no será rápida pero dando un paso a la vez, quizás logre ir recomponiendo con buenos dirigentes y, fundamentalmente con candidatos honestos, su cercanía con la gente.

Quintana Roo, será uno de sus laboratorios de ensayo pues en nuestra demarcación se da, una variopinta mezcla de ex priistas que escaparon o, buscaron su salvación personal en otras facciones políticas con mayor o menor posibilidad de seguir viviendo de la política.

El PRI, cruza la vida político partidaria de todos los partidos y, sabe de qué pie “cojea”, cada uno.

Si vuelven a lograr el enamoramiento de sus diezmados seguidores, quizá puedan iniciar el camino de la redención política ante una renovación que se ha venido dando en el Estado, de la mano de ex PRI, que han sido peores que quienes le dieron la posibilidad de llegar en la actualidad a regir los destinos del gobierno estatal y municipales.

Es una gran oportunidad política la que se presenta para quienes se atrevan a arriesgar un “asalto al poder” de turno. Porqué, está visto que el gobierno del ex priista Carlos J González, no está a la altura de las circunstancias que está viviendo el Estado, al carecer de políticas públicas para enfrentar los nuevos problemas originados con su ambivalente administración que en nada ha cambiado con gestiones anteriores la calidad de vida de los ciudadanos. Es más, hasta me atrevería a afirmar que, ha desmejorado la vida ciudadana.

Morena, que se esperaba trajera un cambio drástico en la política mexicana, a nivel local es una “bolsa de gatos”, de políticos y aprendices de éstos, peleándose entre ellos y con una total falta de liderazgo y disciplina de parte de las autoridades del partido de la Cuarta Transformación.

Los demás partidos “remando” para subsistir en el juego de pinzas entre Morena y el caóticogobierno estatal.

Quintana Roo es un laboratorio de experiencias políticas fallidas entre lo nuevo que es más de lo mismo y, una corrupción estructural heredada del viejo esquema político que no se termina de erradicar.

Todos buscan el poder y, el poder es como las drogas, si no se lo sabe dosificar. Rescato a l politólogo Gianfranco Pasquino y uno de sus pensamientos que quizás sirvan para redimir a los partidos y, a los políticos locales cuando dice que “la calidad de la democracia se mide mejor por la calidad de la oposición que por la del gobierno. La primera sube la vara del segundo”.

Si esto se cumpliera, quizás la redención del PRI pudiera estar cerca y también el fortalecimiento de partidos políticos menores a   los que hoy muchos no tienen en cuenta, pero que plantean propuestas novedosas con la que los tradicionales, no cuentan.

Pero, en definitiva, no perdamos de foco que la política es cuestión de apariencias y falsedades y en Quintana Roo, se da su mejor puesta en escena.

Loading...
A %d blogueros les gusta esto: